CROSSFIT: ¿Qué es y quién puede hacerlo?

Inicios del crossfit

Seguro que alguna vez has escuchado esta palabra u otras como “box”, “wod” o conoces a alguien que está enganchadísimo a esta disciplina, pero por mucho que te cuenta, no terminas de entender qué es eso del CrossFit.

La historia del CrossFit comienza como un pequeño experimento personal en la década de los 70. En 1974, Greg Glassman, un universitario de 18 años que practicaba gimnasia decidió modificar sus rutinas de entrenamiento añadiendo unas mancuernas. Con el paso del tiempo se dio cuenta que eso le aportaba un mayor rendimiento, a diferencia de sus compañeros que solo trabajaban con el peso corporal. Continuó realizando variaciones en sus rutinas, dándose cuenta de que los diferentes deportes buscaban potenciar una habilidad en concreto y no un conjunto (potencia, resistencia, fuerza, flexibilidad…). Esto le llevó a entender que, para llegar a un entrenamiento completo, debía ejercitar todas las aptitudes al mismo tiempo, combinando ejercicios de diferentes disciplinas. Todo esto llamó la atención de otros estudiantes que decidieron unirse a él en sus entrenamientos, creando así la primera Comunidad de lo que hoy es conocido como CrossFit y lo que le llevó a, en 1995, abrir el primer gimnasio de esta disciplina en Santa Cruz (California).

Entonces…

¿Qué es CrossFit?

Sistema de entrenamiento basado en ejercicios funcionales constantemente variados realizados a alta intensidad. Esto significa que nos valemos de una gran cantidad de ejercicios y disciplinas deportivas (gimnasia, halterofilia, carrera…), de entre las cuales seleccionamos técnicas o movimientos aplicables a la vida cotidiana y los combinamos de muchas formas diferentes en entrenamientos intensos.

¿Quién puede hacer CrossFit?

En sus orígenes el CrossFit fue elegido por numerosas academias militares, cuerpos de policía, artistas marciales y cientos de deportistas de élite en todo el mundo como programa de acondicionamiento y entrenamiento, gracias a su tremenda efectividad.

Hoy en día, el CrossFit se ha popularizado en todos los sectores de la población. El hecho de ser un programa diseñado para ser fácilmente adaptable lo convierte en el sistema de entrenamiento perfecto para cualquier persona con motivación, independientemente de su edad, sexo, capacidades o experiencia previa. Una de las grandes maravillas del CrossFit es que, durante su práctica, un mismo entrenamiento puede ser realizado simultáneamente por una persona de avanzada edad o de movilidad reducida y un adolescente en un estado de forma óptima. La clave se encuentra en trabajar en niveles de intensidad relativa a cada individuo, pudiendo adaptar cargas, tiempos, distancias… para mantener los estímulos sin modificar el programa.

Si te has quedado con ganas de saber más, atento a nuestro post, donde explicaremos todas las curiosidades sobre esta disciplina, jerga utilizada y muchas más cosas!